Google+

El Día de Acción de Gracias es una gran celebración, sobre todo si la organizas correctamente. Es una gran oportunidad para compartir con los seres queridos y los amigos. Así que no está de más tomar en cuenta estos consejos para tener una fiesta digna de profesionales.

Planifica lo que quieres hacer: El Día de Acción de Gracias ya está cercano y es hora de comenzar a crear tu Lista de Invitados. Luego debes pensar en cómo comenzar la fiesta con algo realmente divertido; cuáles serán tus platos principales este año, y qué es lo “nuevo” que vas a agregar este año. Dos semanas antes del Día de Acción de Gracias ya deberías abastecerte con todo lo que vayas a necesitar y que no sea perecedero. No olvides planificar también tus arreglos florales y la música que piensas poner.

Reinventa tu casa para ese día: crear nuevos ambientes siempre sorprende gratamente a las personas. Eso también contribuye a que tu Día de Acción de Gracias sea verdaderamente memorable..

Prepara tu levadura con buen tiempo de antelación: como ya sabemos el tiempo que esto toma, no lo dejes para cuando tengas cosas más urgentes de las que ocuparte. Prepárala antes y pon los pedazos de levadura en el refrigerador en un sobre plástico, hasta que necesites descongelarlos y comenzar a amasarlos.

.

.

Nunca uses manteles de lino o tela: sustitúyelos por cubiertas naturales, ya sean de madera, mármol o vidrio, las que grantizan una apariencia más natural, más familiar, y le añaden profundidad al conjunto.

Una mesa “perfecta” debe contener ciertos detalles exclusivos: por ejemplo, una garrafa de vino adornada es algo que por muy bajo costo te eleva el nivel de tu mesa. Un toque de hojas y calabazas también puede ser algo muy sencillo y distinguido.  

Búscale un nuevo hogar a los Centros de Mesa: puedes liberar un poco de espacio en tu mesa de comedor si mueves algunos adornos o “centros de mesa” hacia el buffet o una mesita auxiliar. Lo mejor es que no tienes que romperte la cabeza creando o buscando fantasías muy elaboradas para sustituirlos. Siempre puedes encontrar en tu propio patio (o en el de tus amigos, si vives en un edificio) algunas ramas bien vistosas de acebo, manzanas o bayas agridulces.

Únete al Club de Fans de las Mesas para Niños: monta una mesa independiente para los invitados más pequeños. La puedes cubrir con papel Kraft y no olvides agregarle unos creyones o lápices de color, para hacer completas sus delicias. Los niños se sentirán como invitados especiales, y desmontar y limpiar la mesa será mucho más fácil.

Comienza tu propia tradición de sabores: el pavo y el puré de papas (o el cerdo y el arroz en algunos hogares latinos) resultan ya algo habitual en el Día de Acción de Gracias. Sin embargo, tú prodrías adicionar algo diferente. No te restrinjas y comparte esas cosas que tanto te gustan y que sabes te quedan excelente.

.

Saying grace before carving the turkey at Thanksgiving dinner 8d10749v

Marjory Collins [Public domain], via Wikimedia Commons

.

Buca ayuda con los aperitivos: si les ofreces algunas “tapas” o “picaditos” a tus invitados antes de la cena, los mantendrás entretenidos mientras tú terminas la faena en la cocina.

Utiliza tu propio método para hacer el relleno con una mezcla ya preparada: si le agregas esas especies y esos toques que tan bien sabes dar a la mezcla que compras ya pre-elaborada te quedará excelente, ahorras tiempo, y tu familia y amigos no notarán diferencia alguna.

Coloca etiquetas en los platos: entre tus invitados seguro hay algún que otro vegetariano, algunos comensales muy selectivos, y otros con alergias a ciertos productos. Por eso, déjales saber rápidamente los ingredientes que has utilizado y te ahorrarás varias preguntas y quizás algunos inconvenientes.

Ofrece bebidas para todos los gustos y edades: los cocteles sin alcohol harán muy felices a algunos invitados. Y también resultan geniales para los niños que quieren brindar junto a sus mayores.

No le pongas mucho cerebro a tu brindis: simplemente di algo que te salga del corazón. No necesitas de esos brindis estereotipados por las películas. No más brinda por todos los que te acompañan, y deséales un Feliz Día de Acción de Gracias.

Ten a la mano las “bolsas para perritos”: con este pequeño truco puedes ahorrarte un buen espacio en tu nevera, mientras agasajas a tus invitados con lo que haya quedado de la cena. Las bolsas o cajas de comida para llevar son muy baratas y te pueden resultar muy útiles no sólo para el Día de Acción de Gracias.

.

La imagen superior es cortesía de Food vector designed by Freepik

Share This