Google+

No, no son 17 los detalles que definen el éxito de una boda. Son más, muchos más…, pero muchos de ellos son obvios y los tienes siempre en mente. Aquí hemos querido llamar tu atención sobre algunos qe son esenciales, pero casi nunca le damos la atención que merecen. Podría apostar que al menos en 5 de los 17 seleccionados no habías pensado antes, o no los estás viendo de la manera en que te lo ponemos aquí.

Dale una lectura y me comentas abajo, por favor.

.

17 Detalles “Plus” a Tomar en Cuenta para tu Boda

.

1. Selecciona tus damas de Honor con extremo cuidado.

Ellas pueden hacer toda la diferencia: o te pueden ser de mucha ayuda o te pueden estorbar bastante. Alguno aconsejan hacer la selección entre familiares y amigas muy allegadas de la infancia, pues tus fotos de boda son para toda la vida, así que no querrás que apareca allí alguien que luego sólo de verla te haga sentir mal.

2. Contrata a un Coordinador de Bodas.

De inicio te parecerá un gasto, pero realmente se pagan sólo con los descuentos que te pueden lograr. Y eso sin contar los muchos dolores de cabeza que te quitarán de encima. A veces cometemos el error de delegar esa tarea en un miembro de la familia, pero luego o bien nos da pena exigirles que las cosas queden como queremos, o lo hacemos y echamos a perder la relación. Los Coordinadores de Boda son profesionales que se dedican a eso, les estás pagando y por ello puedes exigirles calidad, aparte de que si eliges a uno profesional, pues querrá hacerlo todo bien para que luego tú y tus damas de honor lo recomienden.

3. Desayuna bien el Día de tu Boda.

Usualmente las novias están tan nerviosas ese día, y siempre tienen tantas cosas de última hora por hacer, que pasan por alto el desayuno. Luego eso las hace sentirse débil durante todo el día, y cuando creen que van a poder comer algo, siempre habrá algo o alguien impidiéndolo. ¡No cometas ese error! Desayuna y desayuna bien, cueste lo que cueste… que las demás cosas esperen.

4. Mantente siempre hidratada.

Una de las misiones que debes asignar a una o dos de tus damas de honor es que siempre tengan disponible una botellita de agua a tu disposición, e incluso que te recuerden tomar un sorbo de vez en cuando. Eso te ayudará a soportar la tensión del día, o los efectos que los brindis con alcohol puedan tener en tí.

5. Haz que te preparen tu “bolsita para llevar” con alimentos de la Recepción.

Aún si desayunaste vas a tener hambre en el viaje hacia el aeropuerto o el hotel, así que nada mejor que tener unos buenos bocadillos, ensaladas y otros pasabocas listos para hacer las delicias de los recién casados… Y al final de cuentas estás pagando por ellas, y si todo el mundo las probó, ¿por qué ustedes dos no?

6. Practica posar para las fotos.

La práctica es la madre de la perfección, y si quieres que las fotos de tu boda salgan realmente memorables, no lo dejes a la improvisación. Esa noche es única. No hay una segunda oportunidad. Piensa qué tipo de fotos vas a querer conservar, define con antelación los ángulos del salón que piensas van a servir de marco ideal para tus fotos, díle a tu fotógrafo con antelacion lo que quieres y practica las expresiones que quieres hacer. Indudablemente esto no elimina la originalidad que tendrán muchas de tus fotos con tus actitudes espontaneas, pero algunas de ellas deben ser cuidadosamente planeadas.

7. Planifica cómo quieres que tu Boda se refleje en las Redes Sociales.

Otro aspecto que no debes dejar a la improvisación es la manera en que tu boda se reflejará en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest, Instagram y otras. Comparte tus ideas con familiares y amigos con toda franqueza y así ellos sabrán qué tipo de “posts” harán felices a tí y a tu novio, y cuáles no. Recuerda que una vez algo arranca mal en las redes, es muy diícil de parar y queda para toda la vida. Es mejor “ordenar” previamente nuestras ideas al respecto y compartirlas con nuestros invitados.

8. Contrata un Videógrafo profesional.

Los videos de boda no tienen términos medios: o son extremadamente aburridos e insípidos al punto que la gente los ve solo por compromiso (o no los ve del todo), o son maravillosos, entretenidos, reflejan los momentos que de verdad cuentan y sirven de memoria familiar para mostrar a hijos y nietos. ¿Cuál de las dos opciones prefieres? Obvio, ¿no? Bien, pues todo eso depende de la persona que designes para filmar tu video de bodas.

9. Tómate en serio la música de tu fiesta.

La gente cuando va a una boda habla de los vestidos, de quien estaba firteando con quien, de si la comida era poca o mucha, y de mil cosas más, pero lo que realmente recuerdan es el ambiente, o sea, cómo se sintieron, cómo la pasaron, cómo se divirtieron… en lo que juega un papel fundamental la música…Cuidado con los DJs “inspirados” que pueden pasar la noche poniendo fabulosa música que a ellos les encanta, pero a tus invitados no. No está de más hacer un poco de investigación con tus amigos y familiares (y los amigos y familiares de tu novio) para entender qué es lo que les gusta… Y por supuesto, revisa la lista de canciones con tu DJ.

.

.

10. No desperdicies mucho tiempo en los “Recuerdos de Nuestra Boda”.

A veces pasamos meses discutiendo qué poner en las mesas para que los invitados se lleven, y muchos de ellos ahí mismo los dejan: en las mesas. Es que la gente no tiene mucho espacio para más “cajitas” y “bolsitas” que al final no significan nada para ellos. Trata de ser original, pero piensa en algo pequeño, sencillo, fácil de llevar y que sea una manera simple de decir “Gracias”, pero no inviertas ni mucho dinero, ni mucho tiempo en los famosos “recuerditos”, cuya fama a veces no se debe a su valor sino a la “carga” que representan.

11. Planifica con tiempo tu ensayo.

Mucha gente lo deja para la noche antes de la boda. Error fatal y stress de sobra. Piensa en el tráfico, la hora de salida de los trabajos, el tiempo que le toma a las personas llegar hasta allí…Separa el ensayo de la boda por varios días y así tendrás tiempo para los detalles que cuentan.

12. Concédele importancia al “Primer Baile”.

Es tradicional que los novios abran la noche con el primer baile, pero a veces es tan aburrido o tan falto de gracia, que o bien le das motivo a la gente para el cotilleo o bien le haces comenzar la noche de manera poco atractiva. No tienes que ser una bailarina profesional, pero practica con tu novio, piensen en algunos pasos divertidos, alguna broma, algún detalle que aparece como por arte de magia… y la magia seguirá por toda la noche.

13. No olvides los aretes de repuesto.

Hay una tendencia a usar aretes de boda grandes y llamativos, porque se ven muy bien en las fotos y te hacen ver muy atractiva, pero después que pasen los flashes iniciales, y sobre todo, antes que comiencen los abrazos, cámbiate a unos aretes más cómodos, que no se enreden en las estolas y vestidos de tus amigas o te hagan pasar un mal rato ante la posible pérdida de uno de tus lóbulos.

14. Casi lo mismo aplica para los corsets.

Sí, casi lo mismo, sólo que aquí la víctima eres exclusivamente tú. Muchas piensan que tener listo un segundo vestido en el salón de fiestas es una gran idea para cuando ya no puedas “respirar” más… Una amiga nuestra estuvo una hora en el baño, medio desnuda, esperando a que alguien fuese y regresase de su casa con otro vestido… que no te pase lo mismo.

15. Convierte a uno de tus amigo en “Representante” de Google Maps.

No importa cuán clara esté la dirección reflejada en la invitación, o si antes enviaste un mapa, o si piensas que todos tus invitados tienen Google Maps en sus celulares. Inevitablemente varios (a veces muchos) te van a llamar justo antes de llegar (que se supone que es cuando más ocupada tú vas a estar) para preguntarte la dirección. Designa con anticipación una amiga o amigo que se hará cargo de tu teléfono y contestará ese tipo de llamadas y mensajes de texto… Tu tiempo es oro, ¡cuídalo!

16. Invita a quien de verdad cuenta.

El romanticismo elegante y sensual vivirá por siempre, pero la época del romanticismo barato matizado por las conveniencias sociales ha muerto. No tienes que invitar a todos tus colegas del trabajo sólo porque sepan que estás organizando la boda, ni a aquellos parientes que invitaron a tu abuela a su boda, pero luego jamás has visto… Hay excepciones. Y hay casos en que tienes que invitar a alguien por pura formalidad, pero redúcelo al mínimo.

17. Y por último, no te estreses por la perfección. NO EXISTE.

Pon tu mente, tu esfuerzo y tu dinero en las cosas esenciales. En el ambiente que mencionamos arriba, en que la gente se divierta y la pase bien…, pero por mucho que te esmeres las cosas no van a salir perfectas. La teoría del “0% de error” fué una falacia que los japoneses nos hicieron tragar en la década de los 80. En la vida real se nos van ciertos detalles, algo no sale como estaba planificado, alguien no cumplió su parte, y ya algunos te criticarán, pero NO PASA NADA. Es tu boda, es tu fiesta, es el inicio de tu nueva vida. Diviértete, pásala bien y transmite ese espíritu a tus invitados… Es lo que por años van a recordar. ¿No crees?

.

Share This